Seguidores

sábado, 30 de octubre de 2010

La ética

Una de las mayores aspiraciones de la ética ha sido enseñar al individuo a llevar una vida virtuosa; donde virtud se entiende –claro está- no en un sentido moral restrictivo o regulativo. Como recuerda Martha C. Nussbaum, la virtud en un individuo éticamente constituido es la capacidad de sobrellevar los sufrimientos o de evitar incurrir en faltas que los agraven o que hagan sufrir a los demás. El grado máximo de compromiso al que puede aspirar un filósofo cuando emprende la –llamémosla así- “tarea” de una vida virtuosa, es la acción. Pero comprometerse activamente con los demás, luchar contra los sufrimientos propios y ajenos, por desgracia, ha sido interpretado muchas veces como compromiso político o como apostolado religioso. Y en el peor de los casos como militancia.
En la historia de la filosofía hubo un largo periodo en que la ética estuvo dedicada a investigar el impreciso contorno de la virtud y a paliar o evitar el sufrimiento humano sin incurrir en militancia o fanatismo. Fue durante el llamado helenismo, la época de predominio de las escuelas de epicúreos, estoicos, escépticos, cínicos y cirenaicos. Más que una doctrina del ser, piensa Nussbaum, las escuelas helenísticas entendían la filosofía como una educación individual para la vida virtuosa. En última instancia, como un sistema de reglas racionales para administrar las pasiones y las emociones y, por este medio, como una auténtica medicina del alma.

5 comentarios:

  1. En resumidas cuentas, que tu libertad de acción termina donde empieza la del projimo.

    Difícil y ardua tarea, creo que es inevitable hacer sufrir a los demás en ciertas ocasiones porque en ocasiones esos demás tienen unas esperanzas que no podemos satisfacer.

    Me has inspirado para proponer un debate sobre la doble moral.

    ResponderEliminar
  2. La religión puede entenderse como la estructuración de un sistema de reglas para limitar el mundo de las pasiones de los apasionados y así evitar el conflicto entre ellos y con los no apasionados. Todo ellos bajo la mirada vigilante de un padre.

    ResponderEliminar
  3. Que diferente habría sido la historia de la humanidad, si la ética hubiese ocupado el lugar de las religiones institucionalizadas.

    ResponderEliminar
  4. Uno de los problemas también está en los difusos contornos entre una actitud virtuosa para evitar sufrimientos a los demás y la intromisión en el ámbito privado. Me estoy refiriendo al creciente prohibicionismo que nos invade, reflejo que la política tiene en parte, en la ética subyacente.

    ResponderEliminar
  5. la poeta no quiere administrar sus pasiones.
    !!!!!faltaria!!!!
    y en cuanto a las prohibiciones (con pepe), soy de las de prohibido prohibir, no creo en la reencarnacion chicos, solo tengo una vida y pienso vivirla como me de la gana.
    os apuntais?
    no os tomeis esto como una critica, el hombre siempre ha sido un pajero mental, entre otras cosas. y yo en eso de las pajas mentales tengo un doctorado. me gusta aprender asi que gracias pitt!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.