Seguidores

martes, 19 de octubre de 2010

Un poema de violines y amor

Este soneto está dedicado a nuestras seguidoras amantes de la poesía y del amor en todas sus variantes (no quiero nombrarlas por si me dejo alguna, o alguno, pero saben a quien me refiero), tanto para los que disfrutan con Mendelssohn, o con Japón, con sólo amor: para los que escriben por no callar, o lo hacen de forma hostil; para los que aún respiran o son reinas de algún reino, profesoras o alumnas... Recordando que el pudor es una virtud relativa, según se tengan veinte, treinta o cuarenta y cinco años, por cierto el poema es de Carlos Murciano y se titula Revela el Poeta la Clave de un Concierto:

Susurraba el violín, mirlo en su rama
-¿Mendelssohn, Paganini, Brahms, quién era?-,
como un torrente cuando se derrama.

Tu desnudo impecable era una llama
pecadora, una corza, una pantera,
un estallido de primavera
entre las cuatro esquinas de mi cama.

Nota a nota crecía la hermosura
-y la locura-, en tanto la armonía
desmontaba el gemido pieza a pieza.

Y supe que, en aquella tesitura,
yo era el violín, tú el arco que me hacía
vibrar desde los pies a la cabeza.

11 comentarios:

  1. Me doy por aludida en la dedicatoria y te diré que me encanta el poema. Recuerdo una estrofa de otro poema suyo que me parece encantadora que dice algo como:

    "A mi tanto me da de qué morirme,
    pero es mejor morirme de tu boca"

    ResponderEliminar
  2. Yo también me doy por aludido. Espero no estar paranóico. Y sí, soy de los que parecian la poesía. No siempre ha sido un coto vedado para románticas. Aquí también hay sensualidad, erotismo si lo quieres ver, música y algunas buenas metáforas. Me gusta lo de primavera entre las cuatro esquinas de la cama. Yo también he pasado algunas primaveras (no necesariamente en una cama).

    ResponderEliminar
  3. Yo como soy de ciencias, me voy a limitar a decir que me parece muy bonito.

    Esto es como lo de la parodia de Faemino y Cansado sobre un señor que no entiende de arte y cuando está en el altar mayor de la catedral de Burgos dice: Que altar mayor más limpio.

    ResponderEliminar
  4. UMMMMMM,YO ME DOY POR ALUDIDA TAMBIÉN!!
    ME ENCANTA!!!QUÉ RITMO,QUÉ SENSULES PALABRAS PARA TEJER ESTA ARMONIOSA DECLARACION DE AMOR!!
    GRACIAS PITT POR COMPARTIR ESTE ENCANTO DE CARLOS MURCIANO..
    YO ME TOMO EL ATREVIMIENTO DE DEJARLES A MODO DE AGRADECIMIENTO LO SIGUIENTE:

    ROJO CARMESÍ...

    Dispara eterno,
    yace disperso,
    historia sin fin
    ha concretado
    el fuego.
    Alas ámbar
    cristal etéreo
    carcomen ilusos
    los restos
    de mis yerros;
    más inútil
    que los mármoles
    del cementerio,
    distantes,
    fríos
    pero atentos.
    Lluvia derramada
    en pétalos,
    quebrados,
    perdidos,
    de tanto silencio.
    Adormecen
    en rojo carmesí
    mi corazón
    y su desvelo,
    desatendido
    en la ilusión
    del alma
    que disparó
    el viento.
    BARBARA

    Y COMO NO PODÍA SER DE OTRA MANERA..DE CARLOS MURCIANO ESTA ESTROFA...DE HABLANDO CLARO"

    Las cosas claras, Dios, las cosas claras.
    ¿Acaso te pedí que me nacieras,
    que de dos voluntades verdaderas,
    de barro y llanto, Dios, me levantaras?
    BESO,ABRAZO APRETADO Y UNA BUENA SEMANA..LLENA DE MATAFORAS!!

    ResponderEliminar
  5. Una belleza evocadora, sin duda. Sobran las palabras ante tan grandes palabras.

    Muy buen blog, y si me permites el honor, seré tu nueva seguidora. ^^

    ResponderEliminar
  6. Creo que nunca me habían dedicado un poema, que ilusión!! :)

    Gracias por el regalo, se agradece mas de lo que imaginas

    ResponderEliminar
  7. Doime por aludida.
    Y me ha arañado, como ha de ser.
    Gracias Pitt.

    ResponderEliminar
  8. Pepe, espabila cojones, el arte no se entiende, se siente!!! la cabeza te la quitas... con el sombrero de caballero.
    Anda que!!!
    el chiste mola.

    ResponderEliminar
  9. BARBARA!!! ESCUCHA BARBARA, MAGNIFICO BARBARA MAGNIFICO, MAGNIFICO BARBARA...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.