Seguidores

domingo, 24 de octubre de 2010

La Risa de Bilbao

Esta entrada está dedicada a nuestro querido Houellebecq de
http://blghostil.blogspot.com/, el otro Houellebecq de los dos famosos, como parece obvio al seguir leyendo, pues se trata que en “La Risa de Bilbao”, la primera semana dedicada a la historieta de humor y al humor gráfico, celebrada recientemente, el provocador Michel Houellebecq, se fumó un par de cigarrillos en el escenario, para regocijo del público y ataque de pánico de las autoridades. Esto demuestra que el miedo es hermano gemelo de la risa, y a mi entender, demuestra la hipocresía, la falta de tolerancia, de talento, de humor al fin, incluso para los organizadores y/o representantes en una semana “de la Risa”. ¡Viva la misantropía!


Pero, como va de dedicatorias, también quiero dedicar el siguiente texto, especialmente, a todas nuestras amigas, por tantos siglos (había puesto años, sí 30.000) de incomprensión y mentira social al que han sido sometidas; y a todos nuestros amigos que también sabrán entenderlo:

Cuando Dios creó a Adán y Eva, ubicándolos en el Paraíso y todo eso, les dijo: “Solo me quedan dos regalos: uno es el arte de hacer pipí de pie...” Y entonces Adán se adelantó y gritó “¡¡Yo!!, ¡¡Yo!!, ¡¡Yo!! Yo lo quiero, por favor, por favor... Señor, mire que me facilitaría la vida sustancialmente”. Eva asintió, y dijo que ess cosas no tenían importancia para ella. Entonces Dios le dio a Adán el regalo y éste empezó a gritar de alegría. Corría por el jardín del Edén y hacía pipí en todos los árboles, corrió por la playa haciendo dibujos con su pipí en la arena... En fin, que no paró de lucirse. Dios y Eva contemplaban al hombre loco de felicidad y Eva preguntó: “Dios ¿cuál es el otro regalo? Dios contestó: “Cerebro, Eva, cerebro... y es para ti”

11 comentarios:

  1. Bueno, cada uno recibió un regalo al que sabría dar utilidad...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Toni, perdona, no quería herir los sentimientos de los más machotes; se puede ser rubia e inteligente como machote e inteligente. ¿A que sí?
    Es que siempre he creído que en la lucha de sexos llevamos las de perder, al menos desde que se puso tan de moda un libro que, vosotros tan jovencitos, no recordaréis "El varón domado" de Esther Vilar, que dicho sea de paso merece una entrada, sin duda polémica.

    ResponderEliminar
  3. Sobre eso de "se puede ser rubia e inteligente" ¿tienes datos estadísticos que lo avalen? :D

    Otro libro recomendable es "contra Eva" En el que nos muestra como desde las grandes religiones ya se adoctrina en el sexismo.

    ResponderEliminar
  4. Genial. (Aquí aparece una amplia sonrisa divertida)

    ResponderEliminar
  5. Haría una aportación que sin duda sería polémica para mis congeneres, asi que simplemente diré, que me parece muy bien la dedicatoria Houellebecq me da la impresión de ser un tío interesante.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  6. ¡Jajajaja! Muchas gracias por la dedicatoria, Pitt.
    No quiero pecar de modesta, así que aquí me detengo.
    ¡Besos a todos!

    ResponderEliminar
  7. A marikosan y a la chica de la farmacia decirles que no está bien esa aposiopesis de la que hacéis gala dejándonos con las ganas.
    Libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  8. Vale, puesto que no te parece bien, hablaré y diré que esa inteligencia que nos acompaña, está descompensada con el exceso de sentimentalismo. Yo envidio al género masculino, sois simples, ya el funcionamiento fisiológico es más simple (es por ello que a nosotras siempre nos duele algo). Un hombre para realizar cualquier tarea, sólo utiliza la parte izquierda del cerebro, que es la racional, la mujer utiliza la izquierda y la derecha que es la que se asocia a los sentimientos.
    Y resumo con una frase, que la felicidad reside en la ignorancia, cada uno que lo interprete como guste.

    ResponderEliminar
  9. Que levante la mano la lectora que no ha utilizado su "regalo" para pensar en el "regalo" de él, en más de una ocasión.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.