Seguidores

martes, 19 de marzo de 2019

El cipote de Archidona



Ya que lo he nombrado en uno de los comentarios de la anterior entrada, y por similitud con su tema, traigo una breve reseña de este insólito hecho verídico de nuestro Celtiberia Show, como diría Carandell.

Octubre de 1971. Una noche en el cine en Archidona (Málaga) acabó convirtiéndose en un escándalo público de la época. Los asistentes disfrutaban de un espectáculo flamenco cuando algunos de ellos se levantaron sobresaltados. La explicación, unas filas más adelante, donde una pareja de jóvenes -un obrero agrícola de 24 años natural de Loja (Granada) y una joven de Archidona de 18 años- había dado rienda suelta a su efusividad, sin imaginar que una masturbación iba dar tanto de que hablar. El incidente acabó en los tribunales, por los daños ocasionados en la ropa de dos espectadores que fueron salpicados de semen -los desperfectos fueron valorados en más de 5.000 pesetas-, y lo más sorprendente es que terminó convirtiéndose en un libro de Camilo José Cela, fascinado por la anécdota, y en una película posterior en la que el propio académico y premio Nobel hizo de sí mismo.

13 comentarios:

  1. Conozco la hazaña y eso sí que es hacer patria

    Besos

    ResponderEliminar
  2. El hecho en sí no es de lo más trascendente, aunque sí para la época.

    Me quedo con todo lo que dió de sí un simple trabajo "manual" en una noche de Octubre de 1971.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, la verdadera repercusión fue que hubiera hasta un juicio.

      Eliminar
  3. De todas maneras ellas siempre han sido más adelantadas.
    Mientras lo nuestro es manual, lo de ellas es digital...

    ResponderEliminar
  4. Una obra que no he leído. La anécdota de tan magna eyaculación, aún con exageración, que siempre nos gusta exagerar, me parece que no pasa de una anécdota sobre un tipo que pareciera pasar por buen semental.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anécdota reside en que llegara a los tribunales, y que la casualidad quisiera que se enterara el periodista Alfonso Canales en los mismos juzgados y se lo comunicara a Camilo José Cela al que le hizo tanta grcias que escribió el conocido relato, que más tarde acabaria también como película.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Como se complican las cosas, cuando solo tratan de pasar desapercibidas, una más turbación de desahogo hecha literatura, para que luego digan que nos faltan recursos.

    Saludos o salidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son los Premio Nobel, jajajajajaja, y más don Camilo José, casi nada.

      Saludos, jajajajaja.

      Eliminar
  6. Recuerdo el revuelo que se armó, pero no sabía ni lo de la peli, ni de la forma que llegó el hecho a Camilo José de Cela, así es que Gracias por la información.¡Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  7. Y la Chipionera cantó eso de la corrida terminóooooooo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.