Seguidores

martes, 19 de marzo de 2019

Nada



Recomiendo no cerrar los ojos: al abrirlos podemos encontrar que nos rodea la nada.

20 comentarios:

  1. Ojo ¡¡¡ Lo que parece una paradoja está demostrado por Sartre. Antes, su predecesor Kierkegard, introductor del existencialismo, también lo dijo.
    Nos rodea la nada, tal como suena. Pero él lo demostró.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus reflexiones sobre el ser y la nada no resultan del gusto de los lectores de filosofía de este tiempo nuestro que se ha dado en llamar postmodernidad. Ya sabes lo que son las modas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como decía el del chiste: "polvo, móstfera, ná"

    ResponderEliminar
  3. Cuán verdad es !!!
    Esa nada que insulta al sentimiento humano
    Preciosa fotografía!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Cerré los ojos en un bostezo y al abrirlos me apareció tu actualización y mírame aquí

    ResponderEliminar
  5. Debo discrepar en este caso.

    El ser incapaces de ver más allá del mundo que nos rodea a simple vista, no significa que se encuentre la nada. Hay una cantidad ingente de moléculas, seres microscópicos y demás que no logramos ver a simple vista.

    Vendría a ser como pedir a alguien que se esté quieto, cuando es bien sabido que nos movemos en el tiempo y en el espacio de manera constante.

    Claro que, la "nada" puede que sea referida como la presencia de seres vivos visibles, aún así, qué distancia deja de ser "nada"?

    De este modo, termina cuestionando "qué es la nada?" porque según cuál sea el concepto, el simple abrir y cerrar de ojos no puede bastar para encontrarse rodeado de la nada.

    ResponderEliminar
  6. Ser ciegos a lo que nos rodea es una enfermedad muy extendida. Cuando los abres, la gran nada se viste de realidad

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Puede ser Pitt. Saludos y abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  8. Tener siempre la mirada puesta en un punto fijo de realidad... o mejor en un sueño.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No existe ningún lugar recóndito de tierras ubérrimas que nos regale los frutos sabrosos a cambio de nada. Sólo los jardines de la mente dan graciosamente sus flores.

    A pesar de las ficciones de las camelias, de los simulacros del chisporroteo del agua y a pesar del engaño de los sueños de verano, nada existe que no florezca en el jardín de la mente.

    Nada existe, excepto unos estiletes afilados. Nada existe detrás de la niebla. Ningún faro que deje estelas de luz sobre las aguas tenebrosas que rodean la isla, donde los peces grandes se comen a los chicos.

    Sólo el rumor de una fina lluvia sobre las hojas y quizás el relato de unos fracasos garabateados en los papeles viejos y amarillentos.

    Sólo un balance cruel -activo y pasivo- está escrito en el libro de contabilidad de la historia.

    Nada existe en el erial que deja el rayo, ni podemos ver el centelleo del no lugar.

    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  10. Abrir los ojos y no ver nada , es como si nuestra mente no existiera ,,allí en los confines de ese universo paralelo nos debatimos entre la mente y la realidad ..abriré los ojos y espero encontrarme aunque sea una mota de polvo ..al menos sabré que existo ..
    Muy filosófico.. buen miércoles.

    ResponderEliminar
  11. Pitt amo la nada porque en ella me encuentro a cada rato.
    Abrazucos chicuelo
    Gracias :0)

    ResponderEliminar
  12. pues nada, que los cierro y los abro y sigo en el trabajo...

    ResponderEliminar