Seguidores

viernes, 1 de marzo de 2019

Fenómenos extraños con soluciones comunes



Tranquilos que con esto termino de dar la matraca sobre la realidad.

Vamos ahora a un juego de cartas en el que cuatro jugadores que recibieron una mano perfecta: todo picas, todo corazones, todo diamantes, todo tréboles. Si realmente ocurrió, ¿qué pensaríamos de ello? De nuevo podemos anotar tres posibilidades.
1 Hubo un milagro sobrenatural, perpetrado por algún brujo, mago o dios con poderes especiales, que violó las leyes de la ciencia para cambiar todos los corazones, picas, tréboles y diamantes de las cartas, de manera que se ubicaran perfectamente en la mano.
2 Es una casualidad impresionante. Al barajar las cartas se produjo esta mano perfecta.
3 Alguien realizó un truco muy inteligente, quizá sustituyendo la baraja por otra escondida bajo la manga en la que las cartas habían sido ordenadas para que salieran así.

La posibilidad 3 es con mucho la más fácil de creer. La posibilidad 2 podría haberse dado, pero hemos calculado lo improbable que es, y de hecho es muy muy muy improbable: 53 644 737 765 488 792 839 237 440 000 contra 1. No podemos calcular lo rara que resulta la probabilidad 1 con esta precisión, pero simplemente piensa en ello: algún poder o fuerza que nunca ha sido demostrado y que nadie entiende manipuló docenas de cartas imprimiendo en ellas tinta roja y negra a la vez. Quizá te cueste utilizar una palabra tan fuerte como «imposible», pero Hume no te pide que hagas eso: lo único que dice es que la compares con las alternativas, que en este caso son un truco de manos y un gigantesco golpe de suerte. ¿No hemos visto todos algún truco (por cierto, normalmente de cartas) tan impresionante como este? Es obvio que la explicación más probable para la mano perfecta no es la suerte pura, ni mucho menos una interferencia milagrosa con las leyes del universo, sino el truco de un mago o de un crupier deshonesto.

Por eso algunas cosas -hay de todo- que se dicen escondidas con el subterfugio de "es lo que pienso", "yo lo siento así", "¿qué es verdad o mentira?", o la gilipollez al cubo de "es mi verdad", son por definición una MENTIRA.

11 comentarios:

  1. Muy interesante planteo. Me recuerda a un programa sobre juegos de cartas, de logíca como el sudoku, en un programa de difusión científica. Lo plantean como un programa de ficción, con tres panelistas, muy estereotipadas, representan tres facetas. La que representa la suerte se pelea con las otras dos.

    https://www.youtube.com/watch?v=DvDIrPY_HLs

    Podría haber una opción más: Es la escena de una película, pensada por alguien que no sabe mucho del tema. O que quiere sugerir una de las tres opciones.

    Bien planeado. Hay quienes podrían defender la opción 1, con esos argumentos. O con argumentos que no todo puede ser analizado por lo racional, por la ciencia. Incluso agregar que una visión lo anticipó, pero los escepticos no pueden aceptarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto el video.Tengo que reconocer que no entiendo el razonamiento del comentario.
      Lo agradezco igualmente pero no me queda claro si te parece razonable o posible una argumentación a favor de la opción 1, y casi prefiero no saberlo, porque te aprecio, jajajaja.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Seguramente habían manipulado la baraja, pero vaya, el bridge y yo nuca fuimos amigos.

    La realidad es objetiva, la verdad es poliédrica, como cada persona. Lo malo además es que la verdad no tiene remedio, como decía Serrat. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, es que no se me ocurre una situación más clara, jajajajajaja, pero lo bonito es la discusión.

      Un gran apunte el tuyo sobre la realidad y la verdad.

      Una abrazo.

      Eliminar
  3. Lo más obvio es que fuera un truco , sin duda muy hábil el que las reparte pero sin duda un truco de todas todas , es colocarlas de tal manera que hagan coincidir a los cuatro jugadores los palos perfectos .
    Pero lo mejor vendría cuando esos cuatro jugadores descubrieran sus cartas , la apuesta sería lo mejor ajjajaja.
    Un abrazo ..

    ResponderEliminar
  4. Mi madre me hacía perder contra mi hermano pequeño y cuando no cedía, por "arte de magia" las cartas siempre salían a su favor, a saber cómo le hacía.
    Cosa distinta pero al final, juego de azar, cuando han lanzado la famosa moneda y al aire sueltan aquello de "águila o sol", me jalan de un lado u otro porque siempre atino, malo que cuando es conmigo para nada. ¿Será algo que ve mi subconsciente?, ni idea.
    Ya me dirás.

    Besos, Tristán

    ResponderEliminar
  5. No creo que "vea" tu subconsciente, jajajajaja, es una cuestión de probabilidades, pero nos pasa igual cuando decimos que los fines de semana hace peor clima que el resto de los días, en realidad lo que ocurre es que nos fijamos más en esos días si hace malo porque tenemos más tiempo libre y queremos disfrutarlos, jajajajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Un buen crupier podría haber colocado las cartas de tal manera que coincidiesen de la manera que se indica, lo cual elimina la necesidad de ser un mago, hechicero o nada similar.

    Si entramos en materia de las matemáticas, existe la creencia que con un ejercito de monos golpeando de manera aleatoria las teclas de una máquina de escribir, en algún momento llegarás a tener las obras completas de Shakespeare. Dicho de otro modo, la estadística nos dice que es posible, poco probable? sí, imposible? no.

    Y trucos? para ello sería necesario que los 4 hubiesen hecho trampas, tampoco sería raro, aunque sí descarado y, al igual que con la estadística, la probabilidad de que no coincidan en el palo vuelve a ser difícil, no tanto como con el reparto de cartas, pero no imposible.

    Cabe una posibilidad más y es que el reparto de las cartas se hiciera a vista y sin necesidad de ser repartidas al azar, sino que cada jugador escoge las cartas que quiere.

    Viniendo de la entrada anterior, qué es verdad? qué es mentira? quién dice verdad? quién mentira? se pusieron de acuerdo para mentir? o para repartir?

    En esta entrada, el enunciado sigue dejando algunas incognitas que dan pie a posibilidades como la que he agregado, además de otras tantas posibles. Por lo que para poder dar alguna afirmación por verdadera o mentira, se requiere de más información.

    Dicho de otro modo, es como hacen los noticiarios, dan información sesgada dejando libre interpretación al lector, espectador de lo que pasa en realidad, omitiendo detalles que llevan a una conclusión interesada de los hechos, puede que sea según idelogía, pensamiento, filosofía... en resumido, la editorial del medio.

    Siendo así, una demostración de lo que es mentir diciendo la verdad.

    ResponderEliminar
  7. Por mí, puedes seguir "dando la matraca sobre la realidad" todo lo que quieras. ;) Estas entradas me han parecido muy interesantes y me han hecho pensar un poco en algo diferente. :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.